El ritual del vino

Con forma de ánfora en sus orígenes;

de barril en tabernas ruidosas;

de copa en bares finos.

 

Su olor estanco es a vinagre;

de madera, limón y manzana 

es su perfume en el cristal.

 

En la mano se refleja como un rubí o un diamante.

Lloran lágrimas cuando lo zarandeas.

Al trasluz es como el fondo del mar.

 

Se degusta con familia o amigos,

con pareja o con amantes.

Es el mejor regalo en soledad.

 

Sabe a la frescura de los cítricos,

al encanto de las uvas pasas

o al poder de muchos años de espera.

 

Siempre va antes del queso,

porque si no «te la pueden dar…».

Con chocolate —¿por qué no?— también se puede probar.

 

Tomarlo es un placer para muchos.

Una religión para otros.

Y para unos cuantos (me incluyo) se convierte en ritual.