La madurez

Interpretación en forma de poema sobre esa gran etapa que nos adviene cuando menos lo esperamos, la de la madurez.

Madurar es que se te atragante el romanticismo.
El exceso de arrepentimiento.
La falta de tiempo.
El ego.
Es la soledad.
Es la otra perspectiva.
La que pensabas que no iba contigo.
La que viene para quedarse y no irse en la vida.
Son las decisiones que nos marcan para siempre.
Es la obligación de tener que elegir.
Es sufrir las consecuencias.
Y transigir.
Es padecer.
Aprender a golpes.
Pelear con uñas y dientes.
Es el proceso más duro, vivo y humano de crecer.

Difícil

Poema con el que me presenté al concurso de poesía de Editorial Círculo Rojo “Versos Descubiertos”.

Mil maestros con cien mundos recorridos

dejando sus huellas al pasar,

se marchan conforme han venido,

con sus recuerdos en el mar.

 

Los escribas de sus palabras,

pocos son.

Los discípulos de sus verdades,

raros son.

Aunque siempre nos queda un eco de su razón:

 

Tan lejano es el origen de las cosas

(dicen)

en aquellos libros sin desempolvar,

pues viviendo en el desierto de las maravillas,

lo fácil es ignorar.

 

Borrando marcas que nos hacen iguales;

separados por un cristal;

divididos entre muros de diamantes,

lo fácil es envidiar.

 

Y es que rápido se calla a las lenguas

que no piensan a la par,

porque pisando tierra con viejas heridas

(dicen),

lo difícil es amar.