Contigo

Relato en primera persona sobre la espera en el amor.

¿Quién dijo que había que esperar al tiempo? Yo no puedo ni quiero esperar. Quiero encontrarme contigo de nuevo, conquistarte. Ha pasado tanto tiempo que me estoy quedando sin fuerzas. Sin aliento.

Cada noche te busco y solo alcanzo tu reflejo. Con él logro despertar de mi sueño profundo. Con él me alimento hasta el atardecer dorado, en busca del mar, donde siempre me encuentro.

Allí te observo a los lejos, en un cielo que se va apagando. Me tengo que marchar, pero no quiero. Quiero reunirme allí contigo, en las aguas profundas que aguardan mis secretos hasta el amanecer.

Vuelvo a casa, que no es hogar. No si tú no estás, pues hace frío, y viento, y ruido. En el humo del cigarro me cobijo hasta que las fuerzas me abandonan. Y me adentro de nuevo en el sueño del que quiero despertar; pero contigo, en carne y hueso.