No me arrepiento

Un ejercicio de introspección.

En ocasiones es necesario echar la vista atrás y mirar en perspectiva nuestras acciones pasadas. Yo lo hago de vez en cuando y suelo encontrarme con respuestas que en su momento ignoraba o no quería ver: egoísmo, excusas, falta de madurez, impaciencia; también me encuentro con (in)conformismo, buenas y malas decisiones, momentos de lucidez…

Quizás con el tiempo continúe repitiendo alguna de estas acciones (o todas ellas, a modo de patrón), pero desde luego solo sé que seguiré aprendiendo de cada una de ellas; que intentaré mejorar todas las que sea posible mejorar; que haré lo posible por perfeccionar todas las que puedan ser perfeccionadas; y, sobre todo, lo que voy a intentar siempre es no arrepentirme de ninguna de ellas. Jamás.

Ser quien soy

Relato breve con el que me presenté al I Certamen Internacional de microrrelatos Simionema 2018

Acabar con el hartazgo de fingir. Borrar ese “yo” construido por todo el mundo, menos por mí. ¿Qué pasa si incumplo las malditas reglas no escritas?

Miro al frente y veo el mar, el único que entiende mi furia. Él recoge mis cábalas y se las lleva consigo, mientras las voces a mi alrededor intentan llevarme de vuelta.

¿Y la felicidad? No es más que otra construcción social que rompe los espejos de mi interior, sin dejar espacio a los sentimientos más recónditos, más humanos.

Vuelvo la vista al horizonte y, con la inmensidad del agua en movimiento, mis dudas se van aclarando: no quiero aparentar que soy feliz, no quiero ser como todo el mundo quiere que sea.

Quiero ser quien soy.