Contigo

Relato en primera persona sobre la espera en el amor.

¿Quién dijo que había que esperar al tiempo? Yo no puedo ni quiero esperar. Quiero encontrarme contigo de nuevo, conquistarte. Ha pasado tanto tiempo que me estoy quedando sin fuerzas. Sin aliento.

Cada noche te busco y solo alcanzo tu reflejo. Con él logro despertar de mi sueño profundo. Con él me alimento hasta el atardecer dorado, en busca del mar, donde siempre me encuentro.

Allí te observo a los lejos, en un cielo que se va apagando. Me tengo que marchar, pero no quiero. Quiero reunirme allí contigo, en las aguas profundas que aguardan mis secretos hasta el amanecer.

Vuelvo a casa, que no es hogar. No si tú no estás, pues hace frío, y viento, y ruido. En el humo del cigarro me cobijo hasta que las fuerzas me abandonan. Y me adentro de nuevo en el sueño del que quiero despertar; pero contigo, en carne y hueso.

Ya está aquí…

El último relato del año.

El olor a castañas invade las calles. Viene el frío para quedarse y las sonrisas de pequeños y grandes posponen los problemas de siempre. Las luces y el hórror vacui reinan en las tiendas y los balconesLas familias se unen y los amigos se reencuentran. Un soplo de aire nuevo nos visita: aunque sea el mismo de todos los años lo esperamos con cierta ilusión; y con nostalgia, pues no dura para siempre.

Hay un año nuevo a la vuelta de la esquina que esperamos con incertidumbre y que nos hace reflexionar…

¿Qué he hecho bien?

¿Qué he hecho mal?

Esto lo tengo que cambiar…

Sabemos que no va a durar por mucho tiempo, así que nos agarramos a su brevedad sin querer soltarnos. Queremos vivir más, sentir más, beber más… Con mayor compañía o con menor soledad.

Ya está aquí la Navidad…

¡Felices fiestas a tod@s!

 

 

 

 

 

 

Por ti

Una carta dirigida al amor.

De niña te imaginaba como en un cuento de hadas, de vivos colores y lleno de fantasía. Tus finales felices perduraban para toda la vida. Eras belleza y perfección. La perfecta mentira. Eras el que más protagonismo tenía en todas y cada una de mis historias.

De adolescente eras obsesión, posesión, desconocimiento. Te recordaba en cada suspiro y rostro que se me antojaba; te quería todo entero para mí. Una vez, sin embargo, llegó el día y apareciste sin que te lo pidiera…; viniste con la intención de quedarte, pero me engañaste. Todavía recuerdo cuánto me hiciste sufrir…

De adulta te ando buscando en varios frentes, siempre desde el miedo y la desconfianza. En algunos voy ganando y en otros voy perdiendo. Aunque te he sentido varias veces, muchas han sido a lo lejos. No obstante, ahora te siento muy cerca. Quizá demasiado. Porque quemas, dueles. Permito que hagas y deshagas como quieras. Te consiento más que antes.

De anciana deseo que estés presente en mi vida, en cada gesto, en cada sonrisa. Te quiero sincero, no interesado ni fingido. Espero que cuides de mí y que jamás me abandones, pues serás de lo poco que me quedará por vivir. Nunca me olvides y yo haré lo propio contigo. Porque mi intención es cerrar los ojos sonriendo por ti.

La cima de los sueños

Un viaje (in)alcanzable a las alturas.

Los montes escarpados se enredan entre las nubes, coronados por el sol.
Son tan altos que la vista apenas alcanza a verlos; tan oscuros en contraste con el suelo, que parecen provenir de otro universo.

El cielo es todavía de un color azul intenso, pero que se va adormeciendo por la entrada del otoño.
Y yo aquí, tan diminuto, pretendo encajar entre toda esta inmensidad, e intento tocar con los dedos lo que solo el alma puede rozar.

La madurez

Interpretación en forma de poema sobre esa gran etapa que nos adviene cuando menos lo esperamos, la de la madurez.

Madurar es que se te atragante el romanticismo.
El exceso de arrepentimiento.
La falta de tiempo.
El ego.
Es la soledad.
Es la otra perspectiva.
La que pensabas que no iba contigo.
La que viene para quedarse y no irse en la vida.
Son las decisiones que nos marcan para siempre.
Es la obligación de tener que elegir.
Es sufrir las consecuencias.
Y transigir.
Es padecer.
Aprender a golpes.
Pelear con uñas y dientes.
Es el proceso más duro, vivo y humano de crecer.