Por ti

Una carta dirigida al amor.

De niña te imaginaba como en un cuento de hadas, de vivos colores y lleno de fantasía. Tus finales felices perduraban para toda la vida. Eras belleza y perfección. La perfecta mentira. Eras el que más protagonismo tenía en todas y cada una de mis historias.

De adolescente eras obsesión, posesión, desconocimiento. Te recordaba en cada suspiro y rostro que se me antojaba; te quería todo entero para mí. Una vez, sin embargo, llegó el día y apareciste sin que te lo pidiera…; viniste con la intención de quedarte, pero me engañaste. Todavía recuerdo cuánto me hiciste sufrir…

De adulta te ando buscando en varios frentes, siempre desde el miedo y la desconfianza. En algunos voy ganando y en otros voy perdiendo. Aunque te he sentido varias veces, muchas han sido a lo lejos. No obstante, ahora te siento muy cerca. Quizá demasiado. Porque quemas, dueles. Permito que hagas y deshagas como quieras. Te consiento más que antes.

De anciana deseo que estés presente en mi vida, en cada gesto, en cada sonrisa. Te quiero sincero, no interesado ni fingido. Espero que cuides de mí y que jamás me abandones, pues serás de lo poco que me quedará por vivir. Nunca me olvides y yo haré lo propio contigo. Porque mi intención es cerrar los ojos sonriendo por ti.

Ser quien soy

Relato breve con el que me presenté al I Certamen Internacional de microrrelatos Simionema 2018

Acabar con el hartazgo de fingir. Borrar ese “yo” construido por todo el mundo, menos por mí. ¿Qué pasa si incumplo las malditas reglas no escritas?

Miro al frente y veo el mar, el único que entiende mi furia. Él recoge mis cábalas y se las lleva consigo, mientras las voces a mi alrededor intentan llevarme de vuelta.

¿Y la felicidad? No es más que otra construcción social que rompe los espejos de mi interior, sin dejar espacio a los sentimientos más recónditos, más humanos.

Vuelvo la vista al horizonte y, con la inmensidad del agua en movimiento, mis dudas se van aclarando: no quiero aparentar que soy feliz, no quiero ser como todo el mundo quiere que sea.

Quiero ser quien soy.

Pasan los días

El relato de alguien que intenta sobrevivir a una ruptura.

Las frías sábanas me envuelven y los días pasan, como si nada. Abro las ventanas y dejo que entre la luz. Ahí afuera, nada cambia. Pero aquí dentro, cambia todo. Han pasado varios meses sin ti y yo ya he pasado por todas las fases: odio, dolor, añoranza, melancolía, amor… Ahora ni siquiera sé en qué fase estoy. ¿O quizá me encuentro en todas? ¿Es cíclico, consiste en eso?

Pensar, “darle al coco” está sobrevalorado. Me está consumiendo y matando poco a poco, sin que apenas me dé cuenta. Porque de día sobrevivo, me alimento de emociones, guardo el equilibrio; el mar me calma, la lectura me evade, la música me distrae… Pero en cuanto llega la noche, entonces viene, sin que yo se lo pida. Viene para recordarme quién es, me aprieta entre las sábanas hasta que me asfixia. Y así, día tras día.

La cima de los sueños

Un viaje (in)alcanzable a las alturas.

Los montes escarpados se enredan entre las nubes, coronados por el sol.
Son tan altos que la vista apenas alcanza a verlos; tan oscuros en contraste con el suelo, que parecen provenir de otro universo.

El cielo es todavía de un color azul intenso, pero que se va adormeciendo por la entrada del otoño.
Y yo aquí, tan diminuto, pretendo encajar entre toda esta inmensidad, e intento tocar con los dedos lo que solo el alma puede rozar.

La madurez

Interpretación en forma de poema sobre esa gran etapa que nos adviene cuando menos lo esperamos, la de la madurez.

Madurar es que se te atragante el romanticismo.
El exceso de arrepentimiento.
La falta de tiempo.
El ego.
Es la soledad.
Es la otra perspectiva.
La que pensabas que no iba contigo.
La que viene para quedarse y no irse en la vida.
Son las decisiones que nos marcan para siempre.
Es la obligación de tener que elegir.
Es sufrir las consecuencias.
Y transigir.
Es padecer.
Aprender a golpes.
Pelear con uñas y dientes.
Es el proceso más duro, vivo y humano de crecer.

Vendetta

Este es el relato de una mujer irreverente que desea vengarse de quienes la dejaron sin su casa.

Siempre me ha faltado el dinero, pero nunca me ha sobrado el ingenio. Por eso estoy aquí, agazapada, esperando el momento perfecto para meter mis narices en uno de los tantos vertederos de billetes comúnmente conocidos como cajeros. Los llamo así porque es de sobra conocido que el dinero que contienen procede de la máxima mierda. Sí, lo reconozco, también lo hago por pura diversión. Me gusta el mundo oscuro de internet y no depender de nadie para hacerlo.

Te preguntarás cómo soy, dónde vivo y esas cosas que le gusta saber a la gente. Pues siento decepcionarte, pero lejos de ser una rubia despampanante, soy una morena sin tintes ni trucos, bajita y de complexión pequeña. ¿Quieres que te siga decepcionando? Porque si es así te contaré que vivo en una pocilga, en el extrarradio de una gran urbe repleta de gente amargada y de contaminación. Mis “compañeros” de piso, por llamarlos de alguna forma, viven por y para drogarse. Yo no. En algo tenía que dar ejemplo. ¿No?

La gente me trata como si no sirviera para nada. Tan pequeña, tan frágil, tan mujer. Un día sentada en un banco, sola, escuchando música a todo volumen mientras miraba el mar, se me acercó un desgraciado que me dio un susto de muerte. Entonces, me quité los cascos cabreada por haberme cortado la canción y lo miré con odio.
—¿Estás bien? ¿Te he asustado? —me preguntó.
—¡¿Tú qué crees?! —le dije.
—Perdona, es que te he visto ahí tan sola y tan guapa… ¿Todo bien, cielo?
—Todo genial —respondí con sarna—. Estaba aquí, tan tranquila, intentando escuchar nu metal, hasta que has venido tú.
—¿Nu… qué?
—¡QUE TE LARGUES Y ME DEJES EN PAZ!

Como puedes observar, la paciencia no es mi fuerte. Además, hace tiempo que dejé de fingir ser simpática y agradable para caer bien a todo el mundo. Ahora solo quiero que me dejen vivir mi vida, y yo haré lo propio con los demás. Menos con los bancos; a esos no los pienso dejar en paz. Me quitaron mi casa y me dejaron arruinada cuando las cosas ya no iban bien. Y olvidaron demasiado pronto todo lo que había pagado cuando pude hacerlo. Así que ahora lo van a pagar con creces. O con intereses, como dicen ellos.

El personal de limpieza está a punto de marcharse. Deben de ser casi las diez de la noche. A estas horas, en invierno, la gente cena calentita en sus casas. Menos yo y cuatro gatos (literalmente) que vagamos en solitario por las calles. Para ellos (los gatos) no estoy segura, pero para mí solo es la hora de fumar. Creo que la nicotina no me hace nada en especial; ni me ayuda a pensar ni a concentrarme, solo a engancharme a un vicio más y a matar el infierno de la impaciencia. Porque así me siento, impaciente, cada vez que estoy a punto de acceder a las entrañas de la peor gentuza habida y por haber: la del dinero y el poder.

Otros tiempos

El concepto de “hogar” que tienen nuestras anteriores generaciones puede ser muy diferente del que tenemos ahora. Y si no, que se lo digan a Leonor.

Leonor tenía 87 años y en su corazón andaluz guardaba muchas más alegrías que penas (aunque estas últimas no habían sido pocas). Nació en una época en la que el hambre se había convertido en costumbre y en que solo existía una opción: trabajar en el campo.

Tras emigrar con su marido y sus dos hijos a tierras más prometedoras, consiguieron asentarse en una humilde casa. Una vez allí, les costó poco ser felices. Manolito —así llamaba con cariño a su marido— había encontrado un buen trabajo en una fábrica y le dijo a su mujer que no hacía falta que trabajara. Así fue como a sus dos hijos se les sumaron otras cinco criaturas (más dos intentos que no pudieron ser) y aquella pequeña morada se llenó de juegos, discusiones y generosidad entre hermanos.

Su bisnieta de ocho años le preguntaba incrédula cómo habían podido vivir tantas personas en una casa. Ella siempre le respondía que no se trataba de poder, sino de querer:

—Mira, es sencillo: los tres hombres dormían en un cuarto; tres de las mujeres en otro; y la más chica durmió en la cuna con tu abuelo y conmigo hasta los seis años. Creo que por eso no ha crecido mucho —decía mientras se reía—. Después se vino mi madre una temporada y nos tuvimos que apretar un poco, pero enseguida le hicimos hueco.

Con el vaivén de la mecedora Leonor tarareaba las coplas de su juventud y miraba a su alrededor. Su nieta tenía una casa espaciosa y bien bonita, que era como cuatro veces más grande que la suya, aunque eso no quitaba que le faltara algo de alegría, o al menos ese era su parecer.

Una tarde su nieta volvía de trabajar y se sentó a su lado para darle una noticia:

—Abuela, nos vamos a mudar a otra casa.

—Ah ¡qué bien, hija! Pero ¿no te gusta este piso? Si es precioso.

—Sí, claro que me gusta. Pero queremos tener más familia y esto se nos queda pequeño.

Leonor no dijo nada a su nieta, solamente asintió y pensó en cómo habían cambiado las cosas.