Amigas

Susana mira al frente y sonríe de felicidad mientras se acaricia el vientre. Está sentada en el sofá de casa en uno de esos agrisados días de invierno en los que no apetece salir. A su lado se encuentra Sandra, su amiga y compañera de vida (después de tanto tiempo, aún no sabe muy bien en qué orden colocar estos sustantivos).

Sandra fue quien le cambió la vida (y viceversa). Se conocían desde el instituto; eran amigas “de toda la vida”. Estudiaban juntas, salían juntas y dormían juntas los fines de semana: eran inseparables. Nadie se extrañaba, ni siquiera ellas mismas, porque todavía era pronto para comprender.

Mientras observa a Sandra dormir la siesta envuelta en su manta color beige, Susana recuerda cómo compartían sus más íntimos secretos sobre los chicos con los que salían cuando eran jóvenes: Roberto, Javier, Dani, Fer…, por ellos se habían pasado días enteros llorando.

Fue una madrugada de diciembre, en plena época navideña, cuando todo dio un giro radical para Susana sin apenas darse cuenta, como cuando un coche da vueltas sobre sí mismo de manera repentina y su conductor queda completamente desorientado durante unos segundos.

Esa noche, Sandra y Susana salían de fiesta con amigos y se excedieron con el alcohol (como era de esperar). Volvieron a las tantas de la mañana a casa de Sandra, donde dormían sus padres, y mientras empezaban a desmaquillarse en el baño, Sandra la miró con unos ojos sinceros que asustaron a Susana. Después, vino el beso.

«¿Tú y yo, qué somos?», le llegó a decir a Susana, que no supo qué responder. Pensaba que el alcohol había sido el culpable; sin embargo, días más tarde Susana se dio cuenta de que sus sentimientos dormidos se despertaron a raíz de aquel beso, aunque ella se empeñara en ocultarlo y actuar como si nada sucediera.

Las dos amigas siguieron saliendo y estudiando juntas hasta que, meses después, Susana reuniera el valor suficiente para dar el siguiente paso. Ocurrió en verano, en concreto un domingo del mes de julio. Era el último año de universidad y sus vidas podrían tomar rumbos muy diferentes.

Esta vez, tumbadas frente al mar y recibiendo unas altas dosis de vitamina D en su piel, Susana le dijo a Sandra:

—Somos novias.

—¿Qué? —respondió Sandra con cierta perplejidad.

—Tú y yo, que somos novias. Me lo preguntaste una vez, y ahora te respondo.

Magia

Sigue tan bello y tan frágil como el primer día.

Sus ojos son sinceros. Sus labios son callados. Pero sabe leer los primeros e intuir los segundos. Quiere sentirlos cerca, siempre.

Sus manos, grandes y armoniosas, le dan el calor y el cariño que necesita.

Quiere seguir cuidando de él, arrastrarle a su locura. Sentir que este pequeño mundo no es solo para ella. Que él tiene su hueco, y su testigo.

Su pecho junto a su espalda, no hay mejor momento. Ni siquiera el silencio.

Todo se apaga, excepto su magia. La que los mantiene vivos.

 

 

 

La realidad

El sonido de las aves volando cerca. El crepitar de los zapatos en contacto con el suelo pedregoso. La luz del sol bañando su rostro. Es octubre, el mes de los cambios. Nuevas aventuras le esperan. Nuevos retos que desconoce en qué devendrán.

El mar está cerca. Su azul nítido es una excepción en pleno otoño. Mirarlo le ayuda a pensar. A planificar futuros planes. Piensa en volver, pero las piernas le piden más pasos. “Aún puedes un poco más”.

Siente la sangre fluir por sus venas, el cosquilleo del agua fría en sus pies. Quiere vivir. Quiere volar en alto, como lo hacen las gaviotas. Quiere sentir una vez más que no existe el tiempo. Que nunca se acaba. Que ya no volverá a la realidad.

Ser quien soy

Relato breve con el que me presenté al I Certamen Internacional de microrrelatos Simionema 2018

Acabar con el hartazgo de fingir. Borrar ese “yo” construido por todo el mundo, menos por mí. ¿Qué pasa si incumplo las malditas reglas no escritas?

Miro al frente y veo el mar, el único que entiende mi furia. Él recoge mis cábalas y se las lleva consigo, mientras las voces a mi alrededor intentan llevarme de vuelta.

¿Y la felicidad? No es más que otra construcción social que rompe los espejos de mi interior, sin dejar espacio a los sentimientos más recónditos, más humanos.

Vuelvo la vista al horizonte y, con la inmensidad del agua en movimiento, mis dudas se van aclarando: no quiero aparentar que soy feliz, no quiero ser como todo el mundo quiere que sea.

Quiero ser quien soy.

Despegue

A Claudia le toca iniciar el ascenso hacia otras tierras en busca de nuevas oportunidades.

Cuando se subió en aquel avión y se asomó por la ventanilla sintió un cosquilleo en su estómago por la emoción de afrontar nuevos retos y aventuras en otra ciudad. Aún así, seguía con esa sensación extraña de querer irse y a la vez no, que acababa derivando en la misma pregunta: 

¿Me arrepentiré de haber tomado esta decisión?

Fue al inicio del despegue cuando Claudia empezó a reaccionar; el dejar de pisar su tierra hizo que reparara ante lo que de verdad parecía ser una nueva etapa en su vida. Las lágrimas empezaron a descender de forma suave por sus mejillas y a emborronar el negro de su lápiz de ojos.

¿Se trataba de alegría o de tristeza? ¿O quizá de ambas cosas? El hecho de ir a trabajar a una nueva ciudad a miles de kilómetros de distancia de su casa, donde se hablaba otro idioma y conocer gente nueva le atraía, pero dejar a su gente allí la entristecía.

Aunque Claudia habría preferido que no se hubiese dado cuenta nadie, ya era tarde; notaba sus ojos congestionados y su respiración acelerada por el llanto. Su compañero de asiento la miraba con preocupación y sus gestos denotaban la intención de ayudarla. 

—¿Tienes miedo a volar? —le preguntó, ofreciéndole un pañuelo con torpeza.

—No, no es eso —respondió Claudia aceptando el pañuelo—. Gracias. —Continuó hablando mientras se secaba las lágrimas—. Me voy a trabajar a Londres, sola. Mi familia, mis amigos y mi pareja se quedan aquí.

Su compañero asintió con la cabeza como si ya lo hubiese escuchado en más de una ocasión y la dejó tranquila. Claudia agradeció su gesto y se asomó de nuevo a aquel trozo de cristal que la separaba de la nostalgia.