Libre

Sin cuerdas ni ataduras.
Sin reloj.
Tan solo mi cuerpo, mi mente y yo.

Salgo a correr y salgo a volar,
con pasaje de ida, pero no de vuelta.
Sin nada que decir y nada que pensar.

Allá donde el sol y el mar me esperan,
donde los árboles y las flores se asientan;
allí es donde la busco, y la encuentro.

Ya no hay vuelta atrás:
ni lágrimas que esconder,
ni sonrisas que regalar.

Aguas salvajes

Las que nunca pertenecerán a nadie.

(Versión I)

 

Paseo entre sus lindes,

descubro sus sorpresas.

Aspiro a ser.

 

Me adentro en los secretos

que guardan sus profundidades,

mas solo intento conocer.

 

Camino entre sus límites,

en busca de otras huellas,

aunque no las pueda ver.

 

Me pierdo en sus tormentas,

contenta con sus partes,

me conformo con creer.

 

Es el precio de ser libre,

aunque solo sea a destiempo,

aun sin querer.

 

 

(Versión II)

 

Entre sus límites camino

con una mezcla de miedo y esperanza,

en busca del tiempo perdido.

 

En sus profundidades me pierdo

con los secretos más íntimos

de quienes osan sus andanzas.

 

A sus olas sin dueño ni dueña me aproximo,

para imitar su movimiento

de aparente calma.

 

En sus mareas me arremolino,

y con los animales me encuentro

para unirme a su libre danza.