En la boca del lobo (IV)

Cuarta y última parte de un thriller políciaco repleto de acción.

Vestida de incógnito me dirigí hacia la casa donde vivía mi compañero Alberto Noriega. Yo ya había informado a mi jefa de todo para que controlara todos sus pasos y conversaciones. Eso sí, le pedí la máxima discreción. “Si nos descubren, la hemos cagado, pero bien”, le dije.

Pasaron horas y horas antes de que Alberto se dignara a salir de su casa, pero en cuanto anocheció salió de su garaje con un coche de alta gama que nunca le había visto conducir. “Conque te gusta el lujo, ¿eh?”, pensé. Dejé mis binoculares nocturnos en el asiento del copiloto y arranqué el coche para seguirlo.

Por un momento pensé que lo había perdido de vista, pero logré alcanzarlo de nuevo. Nos alejamos de la zona urbana para adentrarnos en las afueras de la ciudad, allá donde vivían quienes deseaban la máxima tranquilidad. Llegamos a una urbanización de lujo, llena de chalés y casas de nueva construcción. La última vez que vi rodar el coche de Alberto fue al girar hacia una calle estrecha sin salida. Decidí entonces aparcar a dos calles de distancia y moverme a pie.

Con mi pistola y mis binoculares me acerqué hasta la callecita estrecha. La noche era cerrada, y tan siquiera las farolas conseguían aportar la luz necesaria para ver con claridad. El coche de mi compañero no estaba; probablemente lo había metido en alguno de los garajes. Fui inspeccionando cada uno de las casas, cuidando de no encontrarme con ninguna cámara de frente, hasta que vi a uno de los contactos con los que me reuní en su momento salir de un garaje con una furgoneta negra. Posiblemente llevaría dentro algo de droga.

Me escondí automáticamente detrás de un coche y esperé a que se marchara. No podía arriesgarme a ser vista, pues ya me conocía. Parecía tener prisa, así que lo dejé marchar. Después, cogí el móvil y le envié a mi jefa la ubicación en la que me encontraba. Una vez enviado el mensaje, me acerqué hacia el garaje de la casa y después la rodeé hasta llegar a la zona que parecía estar habitada. Con mis binoculares pude distinguir a varios de los integrantes de la operación que estábamos investigando. Sí, parecía que aquel era el corazón de sus negocios.

Un sonido cercano me alertó de que algo pasaba. Me giré y vi a dos hombres acercándose hacia mí mientras corrían. Yo empecé a correr también y, mientras me escondía en uno de los huecos de las paredes de la urbanización, uno de ellos me disparó en el antebrazo con un arma muy silenciosa; el otro erró sus dos tiros, pero era consciente de que venía corriendo hacia mí y en cuanto lo escuché lo suficientemente cerca me asomé para dispararlo. Le di justo en el estómago y cayó al suelo. El otro pareció retroceder, pero sabía que estaba herida y que jugaba con ventaja.

Me moví con presteza hacia el otro lado de la urbanización mientras notaba un dolor agudo en mi antebrazo. Escuché más gente a lo lejos; venían a por mí. Hacia mi lado derecho había una zona con matorrales y decidí moverme hacia allí. Empezaba a debilitarme y necesitaba ganar tiempo. Antes siquiera de poder esconderme encontré a Alberto buscándome con una linterna, así que sin pensarlo me lancé a por él. En cuanto me vio emitió un leve grito, pero le di un golpe en el cuello para que perdiera el conocimiento.

Sabía que los otros hombres nos habían oído y que vendrían a por mí más pronto o más tarde. Busqué otros lugares donde poder esconderme, pero con los matorrales hacía mucho ruido y los hombres se acercaban cada vez más. “Ven aquí, zorra”, me decían. Fue entonces cuando escuché una voz familiar. Después, más disparos y gritos. Y, por fin, el silencio. De nuevo escuché la voz familiar, que era la de mi jefa. Solo llegó a preguntarme si estaba bien, y yo le respondí que sí antes de empezar a marearme. De ese día ya no recuerdo nada más.

En la boca del lobo (III)

Tercera parte de este thriller políciaco cuya protagonista es una agente de campo de la unidad antidroga.

Colgué a mi jefa y empecé a dar vueltas por la casa pensativa. Estaba claro que alguien de los nuestros estaba metido o metida en aquella red de narcotráfico llevándose un buen pellizco. Enseguida recordé aquella historia de Sito Miñanco y sus colegas gallegos, que pudieron hacer crecer sus negocios con la ayuda de algunos políticos de la época. La historia siempre se repite.

Me vino entonces a la cabeza un antiguo colega que era un hacha en el mundo del hackeo. Había sido contratado por nuestro departamento para rastrear ciertas pistas, aunque tenía que pisar la cárcel de vez en cuando por infringir multitud de leyes de seguridad cibernética. Yo sabía que para contratarlo había que pagar un precio muy alto, pero mi desesperación me obligaba a actuar.

—¿Sí?

—Hola, Fran.

—Hola, ¿quién es?

—Soy Camila.

—Ah, vaya, Camila. Cuánto tiempo sin saber de ti. ¿Qué necesitas?

Agradecí que al menos fuera directo al grano.

—Necesito pedirte un favor.

—Cuéntame, de qué se trata.

—Necesito que investigues a mi equipo.

Pasó un tiempo antes de que Fran contestara.

—Esto que me pides… no es normal.

—Lo sé, pero te necesito más que nunca, Fran. Es cuestión de vida o muerte.

—Ya, bueno. Pero ¿qué me llevo yo a cambio?

—¿Qué quieres?

—Teniendo en cuenta lo que me pides, un millón —Parecía que había terminado la frase, pero añadió rápidamente antes de que me diera tiempo a contestar—; y que me quiten los dos años de condicional.

—Eso es imposible, Fran. No sé si te das cuenta, pero de momento estoy sola en esto.

Cuando pensé en mi respuesta, me di cuenta de que mi subconsciente hablaba por mí; necesitaba a alguien de dentro, pero hasta que no averiguara quién era el traidor, no podía confiar en nadie.

—Yo no soy una ONG, Camila. Y esto que me pides no es un simple favor.

Continué dando vueltas por la habitación y me asomé al salón para observar a mi pareja mientras veía la tele.

—Déjame que negocie la reinserción. Pero de pasta, no puedo darte esa cantidad. Como mucho, dos cientos mil.

Mi colega informático no decía nada hasta que, al fin, se dispuso a hablar.

—Lo pensaré —dijo.

—Tengo prisa. Esto no puede esperar.

Lo oí resoplar y quejarse en voz baja.

—Está bien, pero averíguame lo de la cárcel cuanto antes.

—De acuerdo.

—Otra cosa más —dijo.

—¿Qué?

—Quiero tu moto.

“¡No, mi Harley querida, no!”, pensé conteniendo mi rabia.

—Está bien.

Tras varias horas de espera y a punto de rozar la desesperación, al fin recibí una llamada.

—¿Sí?

—Lo tengo, Camila —dijo Fran con convicción.

—¿Quién es?

—Alberto Noriega.

—No puede ser, ¿el tirillas? —le dije.

—De tirillas nada, tiene un cuerpazo.

—¿Qué has encontrado?

—Conversaciones con ellos en clave. Está metido hasta las trancas.

Tenía sentido: Alberto era un chaval recién salido del huevo que acababa de empezar con nuestra unidad. Por el momento se limitaba a oír, callar y servir cafés a sus superiores, por lo que cumplía el perfil de novato ambicioso con ansias de poder.

—Gracias, Fran. Tus papeles están en marcha. Y de la pasta… y la moto, hablaremos.

Por suerte, moverse en esos lares y conocer a la gente de los tribunales también tenía sus ventajas, y con un par de llamadas más un favor a devolver logré que tramitaran la reinserción de mi colega.

Una vez terminada la conversación con Fran le di un beso a mi pareja para despedirme. Solo le dije que tenía que irme, una frase que estaba más que acostumbrado a escuchar y que ni siquiera me replicaba. Sin embargo, esta vez me contestó un “ten cuidado” que me dejó helada.

En la boca del lobo (I)

Una agente de campo de la unidad antidroga sufre las consecuencias de su última investigación.

La media de horas de sueño desde que pasó todo es de cuatro horas. El resto me las paso observando a mi pareja mientras duerme y, una vez consigo relajarme con el sonido de su respiración, me vienen de nuevo las imágenes: mi compañero detrás de mí para cubrirme mientras me acerco corriendo a nuestro objetivo y un disparo seco y momentáneo en su nuca que me hace esconderme de forma automática. Podría haber sido yo perfectamente. O nos podrían haber matado a los dos.

Mi pareja respira tranquila. Él me acompaña durante todo este tiempo sin quejarse demasiado. Aún no comprendo cómo lo aguanta. Me acuerdo de cómo nos conocimos y se me asoma una sonrisa de felicidad: estaba en el garito más mugriento de Alicante, pero en el que mejor música suena; él con su cerveza y yo con mi segunda copa en el cuerpo. “No te van las emociones fuertes, ¿no?”, le dije señalando su bebida. “Soy un chico de costumbres”, respondió con simpatía y timidez. Me gustó desde el principio y, como no soy de alargar demasiado mis conversaciones ni mis citas, me lancé a besarlo. Él se quedó algo impactado, pero continuó besándome. A la semana siguiente volvió a suceder, y a la siguiente…, hasta que uno de esos días me dijo que le gustaba, y mucho, y que si quedábamos a tomar un café. Al principio me negué en rotundo, pero mi inconsciencia me hizo cambiar de opinión y asentí.

La primera tarde de los muchos cafés que nos tomamos fue estupenda. Su compañía me ayudaba a calmar mis nervios y a dejar de pensar tanto en los problemas. Solo me preguntó una vez por mi trabajo, a pesar de que mi “soy funcionaria y trabajo muchas horas para compensar la media” no pareció convencerle del todo. Después, llegó el día de lo inevitable: me dijo que me quería y que deseaba ir más allá conmigo. Yo le respondí que vivir conmigo no era nada fácil. Él no dijo nada y yo dejé pasar unos segundos para asimilar que por primera vez estaba enamorada de alguien. “Puedo desaparecer en cualquier momento. Durante días. Y nunca podré decirte por qué. Puede que no vuelva nunca.” Él me cogió de la mano con seguridad y me dijo: “ok, funcionaria”.

Mi móvil empezó a vibrar en la mesita de noche. Aunque se trataba de uno de esos números indescifrables, sabía que era mi jefa. Ella era muy de llamar de repente cuando había encontrado alguna pista importante y necesitaba tenerme en la oficina cuanto antes para verificar los datos.

—Voy para allá —le dije tras descolgar.

—Camila, no, espera—me respondió—. Tenéis que salir de ahí cuanto antes. Han descubierto dónde vives.

Mi corazón comenzó a palpitar con fuerza. Mi casa, la inexpugnable, de la que se supone que nunca jamás iba a saber nadie.

—No puede ser, ¿cómo coño lo han conseguido averiguar? —susurré alterada mientras me levantaba de la cama.

—Aún no lo sabemos, pero lo vamos a averiguar. Ahora escúchame bien: lo que tenéis que hacer es salir de ahí cuanto antes. Os espera en la puerta una furgoneta negra y hay una unidad vigilando en los alrededores. Coged lo imprescindible. —Mi jefa esperaba a que le dijera algo, pero yo seguía en shock—. Camila, ¿me has oído?

—Sí.

Colgué el teléfono y desperté a mi pareja. “Tenemos que irnos, cariño. Levántate y vístete rápido”. Él parecía no entender lo que le decía, pero en cuanto me vio abrir la caja fuerte del armario para sacar mi pistola, su rostro palideció. Era la primera vez que la cargaba y usaba allí, delante de sus narices. Solo pude decirle que lo sentía y él —todavía incrédulo— se colocó los vaqueros y la camiseta del día anterior. Yo terminé de vestirme y con mucho cuidado le fui dando las indicaciones para salir de allí. En ese momento dejé de ser la Camila tranquila y apacible que él conocía y me convertí en la profesional que pertenecía a la unidad de élite antidroga desde hacía años.