El ritual

Este joven experimenta el poder del dinero fácil y ahora debe tomar una importante decisión.

El agua en movimiento lo atrapa. Nadie sabe dónde está, y así pretende que siga siendo. Solo pide un poco de soledad para pensar en lo acontecido durante las últimas horas. Tiene que decidir qué hacer: una elección nada fácil para él. El cielo se oscurece, pero el último color en desaparecer es el rojo, como el de la sangre de sus manos. Se las ha lavado varias veces en el agua del mar, como si así siguiera una especie de ritual; pero aún así se siente sucio.

Es la primera vez que asesina a alguien. No puede negar haberse sentido poderoso por un instante, cuando sostenía el arma apuntando a su víctima. El horror de sus ojos lo había hecho sentir como un depredador en medio de la selva. El disparo le costó menos de lo que esperaba, pero fue después cuando reaccionó ante el cuerpo sin vida que tenía delante. Se sintió como un monstruo sin alma pero, al mismo tiempo, se sintió bien.

Lo había hecho por dinero. Quienes lo contrataron le pagaban una gran suma con la que podría vivir durante dos o tres años viajando por toda Europa, como siempre había querido. Ellos se lo vendieron como el verdadero paraíso. Pero no todo podía ser tan fácil: querían más de él y no lo iban a dejar marchar. Matando a ese pobre diablo se había convertido automáticamente en uno de ellos y ahora tenía dos opciones: huir o jugar su juego.

Se levantó de la piedra en la que estaba postrado y fue en busca de su pistola. Comenzaba su plan.

Despegue

A Claudia le toca iniciar el ascenso hacia otras tierras en busca de nuevas oportunidades.

Cuando se subió en aquel avión y se asomó por la ventanilla sintió un cosquilleo en su estómago por la emoción de afrontar nuevos retos y aventuras en otra ciudad. Aún así, seguía con esa sensación extraña de querer irse y a la vez no, que acababa derivando en la misma pregunta: 

¿Me arrepentiré de haber tomado esta decisión?

Fue al inicio del despegue cuando Claudia empezó a reaccionar; el dejar de pisar su tierra hizo que reparara ante lo que de verdad parecía ser una nueva etapa en su vida. Las lágrimas empezaron a descender de forma suave por sus mejillas y a emborronar el negro de su lápiz de ojos.

¿Se trataba de alegría o de tristeza? ¿O quizá de ambas cosas? El hecho de ir a trabajar a una nueva ciudad a miles de kilómetros de distancia de su casa, donde se hablaba otro idioma y conocer gente nueva le atraía, pero dejar a su gente allí la entristecía.

Aunque Claudia habría preferido que no se hubiese dado cuenta nadie, ya era tarde; notaba sus ojos congestionados y su respiración acelerada por el llanto. Su compañero de asiento la miraba con preocupación y sus gestos denotaban la intención de ayudarla. 

—¿Tienes miedo a volar? —le preguntó, ofreciéndole un pañuelo con torpeza.

—No, no es eso —respondió Claudia aceptando el pañuelo—. Gracias. —Continuó hablando mientras se secaba las lágrimas—. Me voy a trabajar a Londres, sola. Mi familia, mis amigos y mi pareja se quedan aquí.

Su compañero asintió con la cabeza como si ya lo hubiese escuchado en más de una ocasión y la dejó tranquila. Claudia agradeció su gesto y se asomó de nuevo a aquel trozo de cristal que la separaba de la nostalgia.