Ser quien soy

Relato breve con el que me presenté al I Certamen Internacional de microrrelatos Simionema 2018

Acabar con el hartazgo de fingir. Borrar ese “yo” construido por todo el mundo, menos por mí. ¿Qué pasa si incumplo las malditas reglas no escritas?

Miro al frente y veo el mar, el único que entiende mi furia. Él recoge mis cábalas y se las lleva consigo, mientras las voces a mi alrededor intentan llevarme de vuelta.

¿Y la felicidad? No es más que otra construcción social que rompe los espejos de mi interior, sin dejar espacio a los sentimientos más recónditos, más humanos.

Vuelvo la vista al horizonte y, con la inmensidad del agua en movimiento, mis dudas se van aclarando: no quiero aparentar que soy feliz, no quiero ser como todo el mundo quiere que sea.

Quiero ser quien soy.

Viento de otoño

Poema con el que participo en el Concurso de Poesía “Otoño” de Zenda Libros

Sentada en nuestro viejo banco de madera
recuerdo nuestros besos
en las tardes de otoño,
con el viento arrastrando sus hojas de oro y tierra.

Aquí donde surgieron tus dudas,
y con la brisa meciendo montañas de hojas caídas,
te sigo esperando
después de tanto tiempo.

Difícil

Poema con el que me presenté al concurso de poesía de Editorial Círculo Rojo “Versos Descubiertos”.

Mil maestros con cien mundos recorridos

dejando sus huellas al pasar,

se marchan conforme han venido,

con sus recuerdos en el mar.

 

Los escribas de sus palabras,

pocos son.

Los discípulos de sus verdades,

raros son.

Aunque siempre nos queda un eco de su razón:

 

Tan lejano es el origen de las cosas

(dicen)

en aquellos libros sin desempolvar,

pues viviendo en el desierto de las maravillas,

lo fácil es ignorar.

 

Borrando marcas que nos hacen iguales;

separados por un cristal;

divididos entre muros de diamantes,

lo fácil es envidiar.

 

Y es que rápido se calla a las lenguas

que no piensan a la par,

porque pisando tierra con viejas heridas

(dicen),

lo difícil es amar.