Mar profundo

Entraste en mi vida sin que te lo pidiera, sin saber quién eras. Te confundí con un mal día, pero pasaba el tiempo y seguías presente. Eras impredecible y desagradable, no había forma de apartarte de mi camino. Me desafiabas y me machacabas psicológicamente hasta agotar todas mis fuerzas, hasta caer exhausta ante tus garras.

Me hiciste enfermar durante años. Pensé que ya no había salida, pues solo me traías soledad y oscuridad. Los miedos se multiplicaban, todas las alarmas de mi cuerpo saltaban. Nadie me entendía. No podía más. Me levantaba con desgana y me acostaba con tristeza. No había colores. No había sol, tan solo temor.

Mis sueños e ilusiones se desmoronaron. Arrasaste con todo, me dejaste sin nada en que poder apoyarme. En el espejo me enseñabas otra cara, otro cuerpo que no conocía. Era imposible reconocerme. «¿Esa soy yo?». «¡SÍ!», me contestabas una y otra vez, hasta que mi autoestima se fue por el lavabo y el rosado de mis mejillas se acabó evaporando.

Me sumergiste en un mar profundo y oscuro. En él me ahogué varias veces, y parecía hundirme cada vez más hacia adentro. Rocé el fondo, que era sombrío y silencioso. A punto estuve de quedarme allí para siempre. «No hay vuelta atrás»; «se acabó», me decías.

Un día abrí los ojos y atisbé un reguero de luz por el que guiarme. Parecía un pequeño hilo de esperanza. Nadé hasta allí con muchas dificultades, pues todo mi cuerpo pesaba demasiado, pero logré escapar de aquel mar oscuro al que me habías lanzado hacía mucho tiempo.

Salí a la superficie con fuerza y allí me quedé expectante, con miedo a que volvieras a aparecer. Solo conseguí atraerte de nuevo, incluso con más intensidad. Por supuesto, lo volviste a hacer: me atrapaste con tus sucias redes para devolverme al mar profundo y oscuro.

Por mucho que nadara e intentara escapar de allí, venías a por mí una y otra otra vez para lanzarme al abismo. Sin embargo, un día inesperado logré adelantarme a tus pasos y enfrentarme a ti cara a cara. Fue duro, pero logré ahuyentarte. Después lo volviste a intentar en otras ocasiones, pero yo ya estaba preparada para atacar.

Ya no eres esa niña…

Que abraza la felicidad con un simple juego.

Que solo sonríe en los buenos momentos.

Que llora siempre que algo no sale bien.

 

Ya no eres esa niña…

Que espera impaciente su regalo de cumpleaños.

Que se ilusiona con cualquier trivialidad.

Que teme la oscuridad de la noche.

 

Ahora eres esa mujer…

Que abraza el cariño de quien está cerca.

Que sonríe sin excepción ante las adversidades.

Que solo llora cuando ya no puede más.

 

Ahora eres esa mujer…

Que espera sin impaciencia.

Que se ilusiona nada más que cuando debe hacerlo.

Que ansía la oscuridad de la noche y el silencio.

 

Ya no eres esa niña. Ahora eres esa mujer.

Imborrable

Ayer usó la tinta del dolor y la memoria.

Hoy utilizará la tinta de los sueños y el amor.

La primera permanecerá para siempre allá donde vaya;

la segunda, probablemente, no.

Pero no le importa:

prefiere gozar de la breve felicidad a vivir en la imborrable desdicha.

¡Un año en Sin Tiempo Para Leer!

Esta semana celebramos el primer aniversario del blog y ¡estoy muy emocionada! Durante este primer año de vida bloggera estoy descubriendo a muchos escritores y artistas en general con un gran talento y sensibilidad, y estoy conociendo a lectores maravillosos que me acompañan cada semana en las entradas de este blog con sus comentarios y mensajes de apoyo.

Con motivo de este aniversario y como agradecimiento a todas aquellas personas que estáis ahí desde que nació este proyecto, he preparado un libro recopilatorio con la selección de los mejores relatos y poemas del año. Se titula 20 historias para soñar y, a quienes sois seguidores y seguidoras de este blog, ¡os lo envío de regalo por correo electrónico!

20-historias-para-soncc83ar-portada.png

Este libro ya está disponible en la plataforma de Amazon para obtenerlo en versión kindle, pero los suscriptores y seguidores de este blog tan solo tenéis que escribirme un email a sintiempoparaleer.relatos@gmail.com (con vuestro nombre de usuario y correo) y os lo enviaré de regalo en tres formatos electrónicos distintos (pdf, epub y mobi).

Es una suerte haber iniciado este proyecto aquí, con vosotros y vosotras. Espero que nuestra amistad y nuestro amor por las letras continúe creciendo año tras año.

Muchas gracias por estar ahí.

¡Un abrazo!

 

El silencio

Unos lo detestan y otros lo idolatran.

En compañía todos los evitan.

En soledad roza el placer prohibido.

Se puede fundir con el mar y con el viento.

Se puede confundir con la tristeza.

Tiene forma de animal salvaje, de hielo y de madrugada.

Su aroma es de campos de flores; de incienso.

Sabe al primer café de la mañana.

Sabe al primer beso.

Así es el silencio.

Sorteo Twitter “Los caminos de la lucha”

Hoy empieza el sorteo de dos versiones digitales de mi novela “Los caminos de la lucha”. Para participar:

➡️ Sigue mi perfil de Twitter (@amtrocoli)
➡️ Retuitea esta publicación

El jueves 9 de mayo publicaremos a los ganadores en esta red social. ¡Mucha suerte! 🙂

En la boca del lobo (IV)

Cuarta y última parte de un thriller políciaco repleto de acción.

Vestida de incógnito me dirigí hacia la casa donde vivía mi compañero Alberto Noriega. Yo ya había informado a mi jefa de todo para que controlara todos sus pasos y conversaciones. Eso sí, le pedí la máxima discreción. “Si nos descubren, la hemos cagado, pero bien”, le dije.

Pasaron horas y horas antes de que Alberto se dignara a salir de su casa, pero en cuanto anocheció salió de su garaje con un coche de alta gama que nunca le había visto conducir. “Conque te gusta el lujo, ¿eh?”, pensé. Dejé mis binoculares nocturnos en el asiento del copiloto y arranqué el coche para seguirlo.

Por un momento pensé que lo había perdido de vista, pero logré alcanzarlo de nuevo. Nos alejamos de la zona urbana para adentrarnos en las afueras de la ciudad, allá donde vivían quienes deseaban la máxima tranquilidad. Llegamos a una urbanización de lujo, llena de chalés y casas de nueva construcción. La última vez que vi rodar el coche de Alberto fue al girar hacia una calle estrecha sin salida. Decidí entonces aparcar a dos calles de distancia y moverme a pie.

Con mi pistola y mis binoculares me acerqué hasta la callecita estrecha. La noche era cerrada, y tan siquiera las farolas conseguían aportar la luz necesaria para ver con claridad. El coche de mi compañero no estaba; probablemente lo había metido en alguno de los garajes. Fui inspeccionando cada uno de las casas, cuidando de no encontrarme con ninguna cámara de frente, hasta que vi a uno de los contactos con los que me reuní en su momento salir de un garaje con una furgoneta negra. Posiblemente llevaría dentro algo de droga.

Me escondí automáticamente detrás de un coche y esperé a que se marchara. No podía arriesgarme a ser vista, pues ya me conocía. Parecía tener prisa, así que lo dejé marchar. Después, cogí el móvil y le envié a mi jefa la ubicación en la que me encontraba. Una vez enviado el mensaje, me acerqué hacia el garaje de la casa y después la rodeé hasta llegar a la zona que parecía estar habitada. Con mis binoculares pude distinguir a varios de los integrantes de la operación que estábamos investigando. Sí, parecía que aquel era el corazón de sus negocios.

Un sonido cercano me alertó de que algo pasaba. Me giré y vi a dos hombres acercándose hacia mí mientras corrían. Yo empecé a correr también y, mientras me escondía en uno de los huecos de las paredes de la urbanización, uno de ellos me disparó en el antebrazo con un arma muy silenciosa; el otro erró sus dos tiros, pero era consciente de que venía corriendo hacia mí y en cuanto lo escuché lo suficientemente cerca me asomé para dispararlo. Le di justo en el estómago y cayó al suelo. El otro pareció retroceder, pero sabía que estaba herida y que jugaba con ventaja.

Me moví con presteza hacia el otro lado de la urbanización mientras notaba un dolor agudo en mi antebrazo. Escuché más gente a lo lejos; venían a por mí. Hacia mi lado derecho había una zona con matorrales y decidí moverme hacia allí. Empezaba a debilitarme y necesitaba ganar tiempo. Antes siquiera de poder esconderme encontré a Alberto buscándome con una linterna, así que sin pensarlo me lancé a por él. En cuanto me vio emitió un leve grito, pero le di un golpe en el cuello para que perdiera el conocimiento.

Sabía que los otros hombres nos habían oído y que vendrían a por mí más pronto o más tarde. Busqué otros lugares donde poder esconderme, pero con los matorrales hacía mucho ruido y los hombres se acercaban cada vez más. “Ven aquí, zorra”, me decían. Fue entonces cuando escuché una voz familiar. Después, más disparos y gritos. Y, por fin, el silencio. De nuevo escuché la voz familiar, que era la de mi jefa. Solo llegó a preguntarme si estaba bien, y yo le respondí que sí antes de empezar a marearme. De ese día ya no recuerdo nada más.