Vísceras

Desnuda ante la oscuridad que precede a la tormenta y sacude la calma.

Con rasguños en brazos y pies por la lucha constante. Por el debate que nunca acaba entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto.

El nudo en el estomago por las vísceras calientes, por la sangre que fluye de una parte a otra de las profundidades de la piel.

El grito ahogado. La rectitud que lo reprime cada vez que aparece.

Las lágrimas en silencio y la sensación de injusticia. El corazón quebrado de tanto anhelo y dolor.

La espera interminable por el capricho indecoroso.

El «quiéreme» que nunca llega.

La desesperación.

Autor: Aitana Morales

Los libros siempre nos acompañan, pero son sus historias con las que nunca dejamos de soñar. De mi amor por las historias nace ¡Sin tiempo para Leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s