Dulce final

Mi vida ahora mismo se ciñe al silencio, al sonido de los niños y niñas jugando en la distancia. En el cielo se distinguen las últimas gaviotas que acompañan al sol en su despedida.

Cierro los ojos y siento el frío de la nieve en lo alto de las montañas. Frío. Nada más. Allí es donde quiero estar.

El filo del cuchillo me roza la piel y la humedad se desprende por todo mi cuerpo. Ya casi alcanzo el pico de las montañas. Cuesta respirar, pero sonrío cuando avisto mi meta a los lejos.

Autor: Aitana Morales

Los libros siempre nos acompañan, pero son sus historias con las que nunca dejamos de soñar. De mi amor por las historias nace ¡Sin tiempo para Leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s