Vacaciones

Terminamos la relación pocos días antes. Era tóxica a niveles escandalosos, pero no sé por qué había tardado tanto en dar el paso. En otras ocasiones no había dudado ni un segundo, pero este chico egocéntrico e inmaduro me había atrapado con su palabrería barata y sus regalos insulsos.

Conducía el coche a un ritmo regular y tranquilo por las carreteras secundarias del norte de España. Era agosto, y por fin disfrutaba de mis ansiadas vacaciones. Esta vez decidí irme sola, pues me apetecía perderme entre la naturaleza y las playas semisalvajes para meditar.

Lo que más necesitaba en esos momentos era pensar con calma y hacer un balance de mi vida. Siempre eran las vísceras y las corazonadas las que hablaban por mí, así que tenía que ser más objetiva (o al menos eso era lo que decían los coaches vendehúmos de internet).

Tras regresar de mis pensamientos fugaces, me adentré en un puerto de montaña neblinoso con unas vistas espectaculares y decidí parar a tomar algo para reponer fuerzas mientras disfrutaba del paisaje. Tomé un refresco y un sándwich vegetal del hostal donde había pasado la noche y me sentí como nueva.

De forma repentina y por inercia miré el móvil sin cobertura y, para mi sorpresa, había un mensaje de él que no había visto aún:

«No puedo vivir sin ti. Por favor, dame otra oportunidad. Te quiero».

Mientras me reía y recordaba cuántas veces había leído mensajes así, apagué el móvil y lo lancé dentro de la mochila. «Qué original», pensé en voz alta.

Después, hice algunas anotaciones en mi libreta y respiré profundo durante unos minutos antes de volver a la carretera. Proseguí la marcha con el coche a un ritmo pausado; el camino seguía descendiendo por el puerto de montaña hasta llegar a un pueblecito pesquero impresionante, de los que te oprimen el corazón cuando lo ves por primera vez.

Una vez asentada en aquel lugar idílico (por un precio más que asequible), decidí dar una vuelta y estirar las piernas. El verde de la vegetación frondosa se reflejaba en el azul del mar y los colores variopintos de las casas aportaban una gracia y alegría especial al horizonte. Definitivamente, había escogido un lugar perfecto para desconectar.

Me senté en una terraza cercana a la playa a disfrutar de un delicioso café. La tarde soleada comenzaba a desaparecer y el fresco se empezaba a sentir en la piel. Después, cuando me disponía a leer el último libro que había comprado en mi reader, mis ojos desviaron la atención hacia un chico sentado en otra mesa. Debía de tener más o menos mi edad y era bastante atractivo.

«No has venido a este pueblo perdido del mundo para esto», dijo mi incipiente parte racional. Volví a intentar prestar atención al libro y di un sorbo al café, pero comencé a plantearme qué podía hacer aquel chico solo en medio una playa del norte. «Quizás está aquí por el mismo motivo que tú», pensé mientras me centraba de nuevo en la lectura y lo miraba de reojo al mismo tiempo.

Autor: Aitana Morales

Los libros siempre nos acompañan, pero son sus historias con las que nunca dejamos de soñar. De mi amor por las historias nace ¡Sin tiempo para Leer!

6 comentarios en “Vacaciones”

  1. Me ha gustado mucho tu texto, pero sobre todo tu blog en general. Tengo aún mucho que descubrir en él. Así que te sigo encantado y por aquí me pasearé de vez en cuando. Espero que estés pasando un muy buen verano, Aitana.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s